Guía para Vender Obras de Arte por Internet

Vender Obras de Arte por Internet

Sabemos que vender obras de arte no es tarea sencilla, menos aún por internet. No estamos ante un producto ordinario, sino que tiene ciertas características que le hacen especial. Con esta guía para vender obras de arte por internet ya no tendréis problemas a la hora de vender vuestros trabajos.

En el mundo del arte, el comprador tiene un perfil determinado, sus reglas de valor de mercado son relativas e importa quién es el autor de la obra. Más abajo, descubriréis todo lo que necesitáis saber.

Plataforma vs tienda online propia

Si queremos vender arte por internet, existen dos posibilidades principales: elegir una plataforma como, por ejemplo, Artsy, o crear una tienda online propia y trabajarla. En el segundo caso, es recomendable elegir una plataforma en la que crear nuestra tienda online. Un ejemplo de plataformas de tiendas online, es Shopify; además, ya hay tiendas de arte en esta plataforma, así que ¿Por qué no?

Si vendemos en una plataforma de arte (primer caso), podemos hacerlo como profesionales o como particulares. Aquí depende lo siguiente:

  • Volumen de ventas. Si queréis vender más de 10 obras anuales, tendréis que pagar una suscripción en la gran mayoría de plataformas para vender arte.
  • Estas empresas se llevan una comisión por ofrecernos un espacio para encontrar compradores. Así que, por cada venta, nos quitan un tanto por cien.
  • Autoría. Hay empresas más exigentes que otras, pero suelen exigirnos ser el autor de la obra que vendemos.

Trabajo a tiempo completo o hobbie

Debéis tener claro a qué escala queréis meteros en este mundo porque hay claras diferencias. Si resulta que queremos vender nuestras obras para sacar un dinerillo extra cada mes, no os aconsejo liaros mucho, id a una plataforma de arte. Si, por el contrario, queréis trabajar a tiempo completo en esto, primero ganaros un nombre en la plataforma y, si tenéis éxito, dad el paso a la tienda online propia.

Aprovechad Pinterest e Instagram para enseñar vuestras obras, ganar seguidores, reconocimiento, visibilidad; estad en el punto de mira. Si vuestro trabajo es bueno y trabajáis vuestro contenido en Instagram, podéis llegar lejos, creedme. Esto no se consigue de la noche a la mañana, se requiere perseverancia.

Vender tu trabajo o el de otros

Aquí hay una gran diferencia, ya que podemos ser una galería o una empresa que se dedica a comprar o vender obras de otros autores. Normalmente, se trabaja por comisión, aunque los contratos son muy flexibles: la empresa puede comprar todos los derechos y vender la obra a su antojo, puede cobrar una comisión por venta como si fuese una inmobiliaria, etc.

El sistema que siguen las galerías es fijar un porcentaje del 50% del valor de la obra. El artista va a la galería, deja la obra y van “a medias”, es decir, al 50%.

Trabajos originales o reproducciones

No es lo mismo vender una obra de arte original, que una reproducción o réplica de la misma. Hacemos referencia a las impresiones en giclée o lienzos, los fondos de pantalla, fotografías, citas, el merchandishing, licencias o colaboraciones. Lógicamente, las obras de arte originales tienen un valor que no tienen las reproducciones porque las primeras otorgan exclusividad frente a las segundas.

Aquí sólo diferenciamos el valor de la pieza unitaria, como la protección de derechos de autor.

Mercado Arte Urbano

Ediciones limitadas

Las ediciones limitadas tienen como motivo de existencia, normalmente, la exclusividad de la pieza en cuestión. Sólo unos pocos tienen la fortuna de poseer dicha obra de arte, ya que sólo se fabricaron 50 en todo el mundo. Como habréis supuesto, la oferta es baja, la demanda alta = el producto es mucho más caro porque no hay casi oferta ¿No os parece una técnica de marketing brutal? Vendes lo mismo, pero más caro.

En el caso de no ser una edición limitada, el producto se abaratará muchísimo y no tendrá el mismo valor. El producto fabricado a granel es más barato que aquél que es difícil de conseguir.

Derechos de autor

Las normas jurídicas regulan los derechos de autor de las obras de arte, por lo que está claro que plagiar es ilegal. Siempre van a existir piratas que roban ideas, en este caso arte. El mejor consejo que se puede dar a los artistas, es que acudan a un abogado especialista en propiedad intelectual, marcas y diseños para no cometer irregularidades o para estar protegidos de otros.

Transporte de arte

Estamos ante productos físicos que requieren un embalaje especial para que no se dañe y llegue en perfectas condiciones. En este sector, el estado del producto es vital para que no pierda valor, especialmente en obras antiguas. En el caso de que vendamos un cartel o una impresión, lo más recomendable es utilizar un tubo de cartón para protegerlo.

Por otro lado ¿Qué ocurre si vendo un lienzo o una escultura? Aquí hay que tomar medidas excepcionales de protección porque se puede dañar. Para ello, id a una agencia de transporte privada como UPS o DHL, por ejemplo, en las que os proporcionen una protección especial en las obras, ya que éstas empresas trabajan para artistas y ofrecen servicios especiales.

En este sentido, lo mejor será que contratéis un seguro de envío para que nos cubran los daños que se produzcan en la mercancía.

¿Os ha servido esta guía? ¿Venderíais arte por internet?

Otros artículos que pueden ser de su interés:

 

Más Articulos Sobre Mercado Arte Urbano

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba